Derechos y deberes de los usuarios

DERECHOS

Todo usuario tiene derecho a:

  1. Recibir una atención sanitaria integral de sus problemas de salud.
  2. El respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que pueda ser discriminado por razones de raza, sexo o de tipo social, moral, económico, ideológico, político o sindical.
  3. Toda persona tiene derecho a que se respete el carácter confidencial de los datos referentes a su salud, y a que nadie pueda acceder a ellos sin previa autorización amparada por la Ley.
  4. Los pacientes tiene derecho a conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito de su salud, toda la información disponible sobre la misma, salvando los supuestos exceptuados por la Ley. Además, toda persona tiene derecho a que se respete su voluntad de no ser informada. La información, que como regla general se proporcionará verbalmente dejando constancia en la Historia Clínica, comprende, como mínimo, la finalidad y naturaleza de cada intervención, sus riesgos y sus consecuencias.
  5. La libre decisión entre las opciones que le presente el responsable médico de su caso, siendo preciso su consentimiento expreso previo a cualquier actuación, excepto en los siguientes casos:
    -  Cuando la urgencia no permita demoras.
    -  Cuando el no seguir el tratamiento suponga un riesgo para la salud pública.
    -  Cuando exista imperativo legal.
    -  Cuando no esté capacitado para tomar decisiones, en cuyo caso el derecho corresponderá a sus familiares o personas legalmente responsables.
  6. Negarse al tratamiento, excepto los casos señalados en el punto 5.
  7. Que se le asigne un Médico, cuyo nombre se le dará a conocer, que será su interlocutor principal con el equipo asistencial. En caso de ausencia, otro facultativo del equipo asumirá tal responsabilidad. Igualmente ocurrirá en los procesos asistenciales especializados, bien en consulta u hospitalización.
  8. Que quede constancia por escrito de todo su proceso; esta información y las pruebas realizadas constituyen la Historia Clínica.
  9. El paciente tiene derecho de acceso, con las reservas establecidas en la Ley, a la documentación de la Historia Clínica y a obtener copia de los datos que figuran en ella. Los centros sanitarios regularán el procedimiento que garantice la observancia de estos derecho.
  10. Que no se realicen en su persona investigaciones, experimentos o ensayos sin una información sobre métodos, riesgos y fines. Será imprescindible la autorización por escrito del paciente y la aceptación por parte del médico de los principios básicos y normas que establece la Declaración de Helsinki. Las actividades docentes requerirán, asimismo, consentimiento expreso del paciente.
  11. El correcto funcionamiento de los servicios asistenciales y administrativos y a que la estructura de la Institución proporcione unas condiciones aceptables de habitabilidad, higiene, alimentación, seguridad y respeto a su intimidad.
  12. Utilizar las vías de reclamación y de propuesta de sugerencias en los plazos previsto. En uno u otro caso deberá recibir respuesta por escrito en el tiempo que se determine por las autoridades sanitarias.
  13. Que las instituciones sanitarias proporcionen:
    -  Una asistencia técnica correcta con personal cualificado.
    -  Un aprovechamiento máximo de los medios disponibles.
    -  Una asistencia con los mínimos riesgos, dolor y molestias psíquicas y físicas.


DEBERES Y OBLIGACIONES

Todo usuario tiene el deber de:

  1. Colaborar en el cumplimiento de las normas e instrucciones establecidas en las instituciones sanitarias.
  2. Tratar con el máximo respeto al personal de las instituciones sanitarias, los otros enfermos y sus acompañantes.
  3. Solicitar información sobre las normas de funcionamiento de la institución y los canales de comunicación ( quejas, sugerencias, reclamaciones y preguntas).
  4. Cuidar las instalaciones y colaborar en el mantenimiento de la habitabilidad de las instituciones sanitarias.
  5. Responsabilizarse del uso adecuado de las prestaciones ofrecidas por el sistema sanitario, fundamentalmente de baja laboral o incapacidad permanente y prestaciones farmacéuticas y sociales.
  6. Firmar el documento de alta voluntaria en los casos de no aceptación del tratamiento. De negarse a ello, la dirección del correspondiente Centro sanitario, a propuesta del facultativo encargado del caso, podrá dar el alta.